Espiritualidad

Espiritualidad

Los Oblatos, como toda la Asociación Publica de Fieles Hermanos de Nuestra Señora de la Soledad, comparte con la Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, su profundo amor a María Santísima, y su itinerario espiritual es para nosotros una vía segura para llegar “hasta la cima del Monte de la perfección que es Cristo” (oración colecta de Ntra. Señora del Carmen).

La espiritualidad que anima nuestra vida es la del Carmelo con particular acento en la vida penitente, tiene como características las siguientes:

  1. Vivir la amistad y servicio de Jesucristo, a imitación de la Virgen María, modelo de nuestra vida
  2. La unión con Dios por el camino de la contemplación y del fervor apostólico
  3. La oración, que se alimenta con la escucha de la Palabra de Dios y la liturgia;
  4. La abnegación evangélica, como capacidad de sacrificio espiritual y condición natural de la vivencia del evangelio,
  5. El camino de la unión con Dios y de la misión experimentando la necesidad de la purificación y transformación del corazón y de la vida.

Carisma

Nuestro carisma es el regalo de Dios dado a los fundadores de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad a quienes los llamó a “ser hermanos en Jesucristo Salvador y redentor nuestro y lo sirvamos con limpias voluntades y rectos corazones”, y les inspiro desde el siglo XVI, a vivir en penitencia “...en servicio y amor de el traspaso y soledad de nuestra Señora, en la cual y con las demás pasiones que sufrió por nuestra redención, alcancemos el merecimiento delante su Divina Majestad mediante la pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Y tomando por guía y bandera a la Santísima Virgen María de la Soledad en cuya memoria y servicio nos prometemos de hacer nuestra penitencia con el divino favor y gracia de Dios nuestro Señor” (Introducción a la Regla Fundacional)

La Regla Fundacional y la experiencia vivida por los hermanos a través de su historia institucional, ha dado forma definitiva al carisma, el cual lo definimos en vivir en penitencia la espiritualidad carmelita, siguiendo a Cristo en la imitación de las virtudes de María Santísima con dedicación total. Los hermanos alcanzamos este ideal a través de la comunidad de hermanos contemplativos y en la celebración de la litúrgia. Para todos los hermanos, la fraternidad, la conversión continua, el servicio litúrgico y la oración-contemplación son los valores esenciales de sus vidas y de su testimonio ante los hombres.

Misión

Como todos los Hermanos de Nuestra Señora de la Soledad, tenemos la vocación y misión de ser anunciadores del Evangelio, con el testimonio de la santidad de nuestras vidas. El Hermano de Nuestra Señora de la Soledad está llamado a vivir y testimoniar la presencia de Dios y el maternal amor de María Santísima a todos los hombres en su vida cotidiana, en medio del mundo o en la vida escondida en Dios, a través de la oración, la contemplación, la vida litúrgica y sacramental; su apostolado lo realizarán buscando llevar a los hombres por el camino de la conversión continua hacia Dios, principalmente con su oración. Nuestra Asociación tiene como lema tradicional “Ecce Mater Tua” (Jn 19,27) que interpretamos: “Así como estaba Santa María, dolorosa y sola, al pie de la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, así queremos estar presentes y operantes en el dolor y la soledad de los hombres, nuestros hermanos”.